Dos días en Londres

Londres es una ciudad fascinante. Mires donde mires hay oficinistas correteando hacia el metro y macro tiendas de moda dentro de edificios majestuosos. Es otra de esas ciudades a las que nos gusta escaparnos de vez en cuando para empaparnos de nuevas ideas inspiradoras.

Al igual que hicimos en nuestras últimas escapadas a Berlín o Ámsterdam, las redes sociales nos han sido muy útiles a la hora de encontrar restaurantes y tiendas de lo más interesantes.

A continuación os mostramos nuestro recorrido, ideal para todas aquellas personas que ya conocen la ciudad y quieren vivirla de manera alternativa.

 

DÍA1
Londres es ciudad de museos y galerías de arte. Solo llegar, nos disponemos a explorar alguno de los museos que tenemos pendientes (sobretodo para disfrutar de sus exposiciones temporales). Nuestro pequeño hotel está situado a 5 minutos de Oxford Streed con Regent Street, el centro neurálgico de las compras londinenses.

Empezamos el día desde Oxford Circus. Nos disponemos a visitar el Museo Victoria & Albert, donde actualmente se puede visitar una exposición dedicada a Balenciaga. Sorprendentemente, se puede acceder al interior del museo desde la misma parada de metro, South Kensington Station.

Luego, nos vamos paseando dirección al Design Museum, donde visitamos una exposición sobre cómo el diseño californiano ha llegado a nuestras casas.

Tras una mañana muy cultural, nos disponemos a seguir caminando y aprovechar el buen tiempo de la ciudad. Una vez fuera del Museo de Diseño, cruzamos todo Holland Park, hasta llegar a Notting Hill Gate, y cruzamos tooooodo Hyde Park. Como no, a lo largo del camino hacemos una parada para descansar junto al lago de los Jardines Italianos. Allí, como un londinense más, nos tumbamos al sol absorbiendo toda su energía como si hiciera una semana que no disfrutamos de él.

Una vez hemos recuperado fuerzas, seguimos paseando hasta llegar al final del parque, donde empieza Oxford Street. Recorremos toda la avenida para disfrutar de una tarde de shopping hasta llegar a nuestro hotel.

No nos quedan muchas fuerzas en el día de hoy así que decidimos cenar en un restaurante mexicano situado a pocas calles de donde nos encontramos. Se llama Wahaca, y es un divertido restaurante mexicano.

Recorrido del día:

 

DÍA2
Nos disponemos a pasar la mañana en Portobello Road y luego nos iremos hasta el otro lado del río Támesis para pasear y pasear toda la tarde.

Portobello es una maravilla, especialmente cuando luce el sol. Además de Portobello, aprovechamos para pasear por alguna otra calle de la zona, como Kensignton Park Rd, que donde las casas residenciales lucen de lo más elegantes.

Para ir al mercado de Portobello es recomendable bajarse en la parada de metro de Notting Hill Gate (al sur) o Ladbroke Grove (al norte). Nosotras elegimos la segunda, para pasear toda la zona de norte a sur y luego volver a desplazarnos desde Notting Hill Gate.

Este mercado ofrece una gran variedad de artículos, entre los que destacan productos de artesanía o antigüedades, como muebles y relojes, y la comida comida callejera (que encontramos en la zona norte).

El mejor día para visitar el mercado es el sábado por la mañana, día en el que las paraditas invaden las calles y el mercado alcanza su máximo apogeo. La pregunta clave es: ¿a qué hora ir? Si vas a primera hora, por supuesto hay menos gente y más opciones a encontrar “chollos”. Aunque también recomendamos no ir exageradamente pronto, para finalizar la visita comiendo en el mismo market.

Nosotras fuimos bien pronto y, aunque nos quedamos con las ganas de probar la comida de allí, nos permitió aprovechar mucho más el día.

A media mañana cogemos el metro en Notting Hill Gate y nos vamos hasta la parada de Tower Hill. Allí cruzamos al otro lado del río Támesis y nos disponemos a explorar esta zona de la ciudad, que ha sufrido una gran renovación en los últimos años.

Como no podía ser de otra manera, la ciudad nos volvió a sorprender con un food market impresionante: Borough Market. La gran cantidad de gente que había allí dejaba claro que algo bueno tendría, y así fue. La variedad de comida es impresionante y la calidad exquisita.

Seguimos nuestro recorrido hasta llegar al Tate Modern. Además de visitar (prácticamente) todas sus salas, esta vez no quisimos perdernos las impresionantes vistas que tiene el edificio desde su rooftop. Impresionantes vistas sobre la ciudad; seguramente las mejores que hemos visto hasta la fecha.

Bordeamos el río hasta Waterloo Bridge, desde donde vemos el Big Ben, Westminster Abbey y London Eye a lo lejos. La luz de media tarde hace que el paisaje sea muy especial.

Nos dirigimos a Covent Garden, donde siempre vale la pena sentarse a escuchar a los músicos de la calle.

Finalmente, nos dirigimos al hotel pasando por Piccadilly Circus, Regent Street y Carnaby Street.

Recorrido del día:

 

DÍA3
Shoreditch es actualmente uno de los barrios londinenses imprescindibles para los amantes de la moda, el arte callejero, la música y los food trucks. En los últimos años ha pasado de ser una zona industrial (y algo olvidada) de la ciudad, a convertirse en el barrio “hipster” por excelencia. Además del ya famoso Brick Lane market, el barrio se ha llenado de mercados y mercadillos donde se vende de todo: desde ropa de segunda mano a las firmas más codiciadas.

En esta misma zona se encuentra una de nuestras citas imprescindibles del viaje: Cereal Killer Café, un lugar ideal para los nostálgicos de aquellas mañanas eternas con un bol de leche con cereales delante de la televisión.

Después de toda una mañana de paseos sin rumbo fijo, decidimos parar a comer en Old Spitalfields Market, un gran mercado repleto de contrastes que nos enamoró.

Recorrido del día:

London, see you soon!

Be first to comment