Biarritz

Empezamos a soñar con las vacaciones de verano y a planear cuál será nuestra siguiente escapada e, inconscientemente volvemos a poner en la lista “Roadtrip por la costa Suroeste de Francia“. Sabemos que hay infinidad de destinos a los que ir pero os garantizamos que, una vez visitas esta zona las ganas de regresar te invaden el cuerpo antes de haberte despedido de ella. El verano pasado mano a mano, cogimos el coche desde Barcelona y, tras 5 horitas de viaje, nos encontrábamos descargando las maletas en un hotelito en pleno centro de Biarritz llamado Le Saphir. Es un hotel pequeño, sin grandes lujos pero muy nuevo y cuidado.

style-by-bru-biarritz-faro-1

Biarritz, ciudad ubicada en territorio vasco-francés, no es una ciudad muy grande pero cada uno de sus rincones rebosa de encanto. En un día de cielo despejado, desde sus playas se puede ver San Sebastián. Ciudad históricamente balnearia, se dice que, ya en el siglo XIX, los médicos recomendaban bañarse en el mar de Biarritz por sus propiedades terapéuticas. Además, se considera uno de los mejores sitios para practicar surf , así que… Neopreno, tabla en mano y ¡al agua patos!

style-by-bru-biarritz-faro

La Grande Plage

Para nosotras, la mejor playa para tomar clases de surf, es La Plage de la Côte des Basques, mientras que si lo que os apetece es relajaros y tomar el sol, os recomendamos la Plage Port Vieux, más pequeñita y recogida del viento (bastante frecuente en la zona). Junto a esta, encontramos el Port-Vieux, un puerto donde es básico acercarse, además para ver lo curioso de su arquitectura natural, deleitar el paladar con los platos de pescado y marisco (recién salido del mar) elaborados en los pequeños restaurantes de la zona.

style-by-bru-biarritz-la-plage-de-la-cote-des-basques

style-by-bru-biarritz-la-plage-de-la-cote-des-basques-surf

La Plage de la Côte des Basques

style-by-bru-biarritz-plage-port-vieux

Plage Port Vieux

Una de las zonas con más encanto y que hará las delicias de los más sibaritas, es la que rodea al Marchée Les Halles, el mercado, abierto desde primera hora de la mañana se convirtió, desde el primer día, en nuestro lugar favorito para desayunar.

style-by-bru-biarritz-marchee-les-halles

Es un básico dejarse caer por allí por la tarde para tapear en el aclamadísimo local Le Comptoir du Foie Gras, un local en el que ni tan sólo puedes entrar, sino que pides sus tapas elaboradas a base de embutidos y quesos y, por supuesto, el vino desde una ventanita y, una vez te lo entregan, debes hacerte un sitio (tarea nada fácil) para apoyar tu selección sobre las botas de vino que hay repartidas en el exterior. Un ambiente joven y relajado que nos tiene enamoradas.

style-by-bru-biarritz-le-comptoir-du-foie

style-by-bru-biarritz-le-comptoir-du-foie-2

Tampoco hace falta alejarse de la zona para cenar, justo al lado están Le Bistrot des Halles o Il Giardino (cocina italiana), y al otro lado del mercado encontramos el famoso Bar Jean, especializado en tapas y platillos de la cocina típica costera, o el Café du Commerce con una cocina francesa algo más elaborada.

style-by-bru-biarritz-cafe-du-commerce

style-by-bru-biarritz-restaurant-tapas

Para comer bien y reponer fuerzas tras una jornada de surf, os recomendamos Le Bar Bu, en Rue Gastón Larré, donde elaboran platos generosos, de calidad, a buen precio ¡Y un punto de encuentro para tomar un cóctel después de cenar! o una de las inmensas burgers de MOONY, ubicado al inicio de la Rue du Port Vieux. Ambos locales están a menos de cinco minutos andando desde la Plage Port Vieux. Si no te quieres mover de la playa surfera por excelencia, La Plage de la Côte des Basques, podéis quedaros en las terracitas de Le Surfing o Côte 57.

style-by-bru-biarritz-le-bar-bu

style-by-bru-biarritz-moony-burger

Le Bar Bu

Para el shopping, os recomendamos la Rue du Port Vieux y Rue Gambetta, aquí se concentran las tiendas con más encanto, como Les Enfants Terribles donde encontraréis camisetas y accesorios de lo más simpaticos, con ilustracions del estilo de Gray Malin o Le Corner de Sophie, una bonita tienda de perfumes, velas y relojes (allí descubrimos una marca que nos encantó, March LA.B). Los chicos no podéis dejar de visitar L’Etiquette.

style-by-bru-biarritz-les-enfants-terribles-2

style-by-bru-biarritz-les-enfants-terribles

En la zona norte, pasada la playa principal, hay toda una zona residencial, con bonitas torres, las tiendas más exclusivas y, finalmente, el mítico Faro de Biarritz, que cuenta con unas vistas privilegiadas. Pasado el faro dejamos atrás Biarritz y nos plantamos en Anglet, ¡donde tenéis una parada obligatoria todos los fanáticos del brunch! En The Beach House (24, Avenue des Dauphins), una casa monísima, sirven un buffet libre los Domingo para chuparse los dedos, desde fruta hasta gambas, pasando por platos más elaborados o una excelente selección de pasteles. Nos sorprendió el patio que hay detrás de la casa, en él una bonita piscina (que, por supuesto, los clientes pueden disfrutar) rodeada por tumbonas y mesas para relajarse a lo largo y ancho. Al caer la tarde, la cosa se anima y es habitual coincidir con alguna de sus pool parties.

style-by-bru-biarritz-the-beach-house

style-by-bru-biarritz-the-beach-house-2

style-by-bru-biarritz-the-beach-house-3

Otro de los hot spots de la zona y que no os podéis perder es el beach bar Blue Cargo, ubicado en la Plage d’Ilbaritz. Queda un poco alejado del centro pero el paseo bordeando la costa realmente vale la pena (andando son unos veinte minutos y en coche menos de 10 minutos). En Blue Cargo podrás ver la puesta de sol desde una perspectiva privilegiada mientras saboreas un buen cóctel al ritmo de la música, una experiencia única en los días de verano. En este beach bar también tienen una buena carta para quien quiera quedarse a comer, eso sí, es comida internacional y el precio pica un poquito.

style-by-bru-biarritz-blue-cargo-2

Blue Cargo

style-by-bru-biarritz-blue-cargo-1

¡Bon Voyage!

Be first to comment